Foto sala hemodinamia per web

Realizada la ablación cardíaca al bebé más pequeño del mundo

En enero de 2019 un equipo de profesionales integrado por cardiólogos, neonatólogos, anestesiólogos y enfermeros realizó en la Sala de Hemodinámica Daniel Bravo Andreu una ablación cardíaca a una niña de sólo 1.310 gramos de peso, señalando un nuevo hito en el cateterismo cardiológico.

Con esta intervención la Unidad de Arritmias del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona consiguió curar la taquicardia incesante (300 pulsaciones por minuto en vez de las habituales, unos 150) que presentaba la niña. La Unidad es el único centro de referencia en España designado por el Ministerio de Sanidad para el tratamiento de las arritmias pediátricas

Gracias a la Fundación Privada Daniel Bravo Andreu, el hospital cuenta con una sala de intervencionismo muy avanzada tecnológicamente que permite realizar cateterismos cardiacos en niños prematuros e incluso en fetos que padecen una cardiopatía congénita. En estas instalaciones se llevan a cabo cada año alrededor de 550 procedimientos electrofisiológicos como ablaciones cardiacas, colocación de marcapasos, desfibriladores, instaladores, etc. Un tercio de los pacientes que los reciben son menores de un año y la tasa de efectividad es de un 96%.

Sala de Hemodinámica Daniel Bravo Andreu 

En  septiembre  de 2014 se puso en marcha la Sala de Hemodinámica Daniel Bravo Andreu en el Hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona, un equipamiento de alta tecnología de uso exclusivamente pediátrico que es el primero de estas características en España y el cuarto de Europa.

La nueva sala de hemodinámica se ha equipado gracias a la Fundación Privada  Daniel Bravo Andreu, y se convierte así en un elemento crucial dentro del Área del Corazón del hospital. Con la entrega de este dispositivo tecnológico de altas prestaciones, la Fundación quiere contribuir en que los profesionales tengan al alcance las mejores herramientas para el tratamiento de los pacientes.

Se trata de un sistema biplano Flat Panel tridimensional que permite minimizar hasta un 70% la radiación que recibe el paciente. Al ser un paciente pediátrico, un niño, esta reducción es muy importante para minimizar su exposición actual y acumulada en el tiempo futuro. Por otra parte, gracias a la función TAC que ofrece sistemas pioneros en la adquisición y procesamiento de datos, se obtienen imágenes bidimensionales y tridimensionales de gran fiabilidad y precisión que permiten la superposición y guía en tiempo real durante la intervención.

La nueva sala ocupa una superficie de 100 metros cuadrados, un espacio amplio para desarrollar nuevos procedimientos e incorporar equipamiento complementario en el futuro. Su uso engloba distintos campos: cardiología intervencionista y diagnóstica, tratamiento de las arritmias pediátricas complejas, procesos vasculares periféricos y neurointervencionismo, así como el tratamiento de algunas patologías oncológicas como el retinoblastoma.

Además de la donación para la sala de hemodinámica, la Fundación Privada Daniel Bravo-Andreu participa activamente en la creación y consolidación de un grupo de investigación cardiológico en el mismo hospital a través de la Beca Impulso